Sant Boi de Llobregat

Comunidad y valores

  • Actualitzat:
  • Creat:

José Angel Carcelén Luján, Primer Secretario de la agrupación socialista de #SantBoi.

#covid19 #totsortiràbé

En momentos difíciles y convulsos afloran los instintos y las emociones más básicas y los valores más trascendentes de las personas. Los que nos sentimos parte de una gran comunidad y creemos que nuestra felicidad pasa por el bienestar comunitario, ponemos los valores de solidaridad, fraternidad, generosidad y entrega por encima de todo. Referirme a qué valores y actitudes se contraponen a los que acabo de mencionar implicaría entrar en una polémica que poco aporta en esta situación de crisis sanitaria que estamos viviendo.

Con todo, quisiera seguir ahondando en un análisis emocional sobre lo que está sucediendo. Si algo está sobresaliendo estas semanas, a parte de la preocupación colectiva por una pandemia mundial, es el compromiso de los miles de personas profesionales con vocación social y con conciencia comunitaria. Son gente anónima que, desde su puesto de trabajo, aborda los problemas y las necesidades de los demás; gente que continúa al servicio de la sociedad aún con la limitación de recursos y las dificultades que se están derivando de esta grave emergencia. Por eso, quiero transmitirles mi más cariñoso y efusivo reconocimiento. Nunca está de más agradecer el esfuerzo y la dedicación de cualquier persona y, en este caso, cada día es un buen momento para hacer público y notable que estamos a su lado y cuentan con nuestro apoyo.

Por otra parta, desde un análisis más racional, diría que los periodos de ajuste económico y los recortes del gasto público, que se derivaron de la crisis financiera de 2008, nos han dejado en una clara desventaja para paliar una emergencia sanitaria de estas características. De esta situación debería volver a emerger un sistema público fuerte y sólido, que nos devuelva a los pilares del estado de bienestar, entre los cuales el sistema de salud pública ocupa un lugar preferente. Porque una sociedad saludable es una sociedad que puede progresar a todos los niveles: cultural, económico, político y social. Esto habría que repetirlo incansablemente para que cale en toda la población.

Sin duda, en esta tarea de velar por el bien común, debemos poner en valor el trabajo que nuestras administraciones locales están haciendo desde el primer momento que surgió esta emergencia sanitaria. Se ha creado una red de asistencia a las personas más vulnerables, se han reorganizado los recursos locales para atender y cuidar a nuestros vecinos y a nuestras vecinas y, sobretodo, se ha hecho partícipe a la ciudadanía de la necesidad de superar este difícil momento unidas y unidos. Una vez más, cabe agradecer la vocación de servicio público y el compromiso del personal municipal. ¡Gracias por vuestra entrega!

Quiero destacar también la actitud de la militancia socialista. Nuestros valores emergen en momentos duros y me hacen sentir orgulloso de formar parte y representar este grupo humano que arrima el hombro y se compromete, sin fisuras y con total entrega. Gracias compañeros y compañeras.

Esto pasará más tarde que pronto. Será largo. Debemos tener paciencia y disciplina social, debemos seguir confinados y respetar la distancia social física -que no personal y emocional-. Después nos tocará abordar la difícil situación que quedará. Pido que analicemos el “ahora” con una mirada puesta en el mañana, porque tendremos que rescatar a las personas más golpeadas por esta situación y, para ello, habrá que trabajar codo con codo y defender lo mismo que hemos hecho los y las socialistas a lo largo de nuestros 140 años de historia: un mundo más humano, fraternal y en el que podamos desarrollarnos como personas libres, cultas y felices.